Edipo...

huella sangrienta

de la mitología...

cuenta la remota historia…

en Tebas, en la pagana Grecia,

Layo, rey de esa comarca del Ática,

tuvo conocimiento por una voz profética,

de que su hijo que, en las entrañas de Yocasta,

su esposa, crecía, estaba destinado

a ser su asesino.

 

Apenas nacido,

puso en acción su macabro plan:

dio órdenes a un esclavo

de abandonarlo

atado a las ramas de un árbol,

suspendido por ligaduras

que corrían por partes blandas

de sus tiernos pies,

dejándole a merced

de animales salvajes.

Fue hallado por un pastor

que, apiadado de su desamparo,

lo condujo, presto,

ante sus amos,

los reyes de Corinto

que lo acogieron y lo denominaron

Edipo -pies hinchados-.

Como hijo propio lo criaron.

Como las burlas de los habitantes

le despertaron dudas sobre su origen

adulto ya,

se dirigió al oráculo de Delfos

pidiendo que se le revelara

la verdad sobre sus padres.

Hacia Tebas lo dirigieron.

En una apartada senda

quiso el destino que,

al interrumpir el paso

de una carroza,

con insolencia el conductor

le ordenó que se apartara.

 

En un arrebato,

impulsado Edipo

por su sangre juvenil,

a este mató.

Un altivo personaje

que ocupaba el carruaje

quiso vengar esa muerte

trabándose en lucha con el joven

siendo por él muerto.

 

En Tebas,

la Esfinge asolaba

a sus habitantes

exigiendo tributo diario

de vidas humanas hasta

que su enigma fuera resuelto.

Las autoridades ofrecían

el trono y la mano de la viuda

a quien resolviera el enigma.

El trono se hallaba vacante

pues el rey había muerto,

se ignoraban las circunstancias

y quien fuera el causante.

 

Edipo se presentó

y develó el enigma,

la Esfinge se arrojó al mar.

Fue el joven coronado

y desposó a la viuda

sin que él ni nadie sospechara

la tragedia que lo ataba a ese reino

ni que fuera autor de la muerte del soberano

ni que hubiera desposado a su propia madre.

 

Por años el horror de estos sucesos

permanece en la oscuridad

hasta que la peste asola al reino

y una embajada se envía a Delfos

encargada de averiguar el motivo

de la ira divina y como aplacarla.

Ahí conocen los fatales secretos

relacionados con Edipo

y con la novedad vuelven a Tebas

donde este es requerido.

 

La muerte del soberano no le impresiona

pues ya sabía que a hombre de alcurnia

había dado muerte y qué este fuera

Layo no cambiaba

de los hechos la esencia,

al fin en defensa propia

había actuado aunque ello

trajera aparejado

que ocupe el trono dejado

vacante por su víctima

y desposado a su viuda.

 

La súbita aparición del pastor

que lo había salvado arroja

luz deslumbradora y sombría

sobre los hechos.

Se evidencia el parricidio

y el incesto con su madre,

fruto de él eran los cuatro hijos.

En el colmo del horror

se inflige ceguera,

mientras Yocasta se suicida;

Edipo es echado del reino

y hogar por sus hijos.

 

Por los caminos deambula,

preso de honda amargura,

viejo, ciego y sostenido

solo por la compasión

sublime de sus hijas,

sobre todo de Antígona,

llena de piedad infinita.

 

Es expulsado de Tebas

Polinice, el menor de los hijos,

por su hermano,

ambos enfrentados por el trono.

Finalmente a esta

vuelve y en lucha fratricida

se sumergen resultando ambos muertos.

Cuenta la leyenda que las llamas

que de la pira funeraria

ascendían al cielo

evitaban mezclarse…

¡tal el odio entre estos seres!

 

Así...

la verdad sobrevive al tiempo

y en algún momento,

por más oculta que esté

termina revelándose y la culpa,

tortura que se autoinflingen

los humanos arrasa…

¡con cuerpos y corazones!

 

Delia Checa - D. A. R.

Mendoza, Argentina - 2011 

Vistas: 8

Respuestas a esta discusión

MUY BUENA LA HISTORIA DE EDIPO, EN VERSOS.

GRACIAS POR COMPARTIR TU ARTE.

Muy agradecida, Milagros, por tu lectura y comentario.

Saludos fraternos desde mi patria.

Delia

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Insignia

Cargando…

© 2020   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio