INOLVIDABLE NOCHEBUENA.

 

Era un 24 de diciembre, y la Nochebuena iba ser muy diferente a la de otros años, teniendo en cuenta que yo estaba lejos de casa, muy lejos. Teníamos que salir a comprar lo necesario para el compartir prenavideño. Mi dificultad y la de mi grupo, radicaba en el idioma, pues estábamos en un país donde la comunicación no era fácil. El idioma checo es radicalmente distinto de los idiomas español e inglés. Pero había que disfrutar de la noche, puesto que por el balcón del departamento, se veía la ciudad iluminada con luces de colores a todo dar. Nos abrigamos bien, porque hacía mucho frío y salimos a comprar para regresar rápido y festejar la prenavidad.

Es verdad, que había en nosotros, un callado silencio nostálgico, que cada uno lo aprisionaba para sí. Pero la oportunidad se estaba dando y había que aprovechar.

Cuando bajamos al hall del hospedaje, ¡oh, qué sorpresa!...todo estaba iluminado, los muebles, los espejos, los arbolitos a cual más decorados y luminosos….Luego de darnos las orientaciones-guía, el Administrador nos obsequió sendos presentes a cada uno de nosotros y un adornito de reno para portarlo cuando saliéramos, porque todas las personas van con sus atuendos navideños especiales -nos dijo-. El adorno y la bolsita que contenía un par de lindos aretes, en mi caso, los conservo todavía.

La verdad es que para disfrutar de las Navidades en Praga no hace falta nada más que salir y pasear por los principales lugares turísticos de la ciudad, pues luce especialmente bonita, la mires por donde la mires, y en esta noche bendita, iba a ser emocionante y novedosa seguramente, nos decíamos en aquel entonces, en nuestro yo optimista.

Con el plano preestablecido, nos dirigimos a ver el Belén de la Plaza de la Ciudad Vieja, la más animada y concurrida, y teníamos que darnos una escapada perfecta.

Desde que salimos del hospedaje, vimos que a ningún árbol de las calles y avenidas, le faltaba iluminación. Luces en cada rincón de la ciudad. Estábamos de noche, pero parecía de día, por lo iluminadísimo que estaba todo el trayecto.

Llegamos a la Plaza. Qué impresionante la cantidad de personas congregadas allí, trasmitiendo entusiasmo y alegría; los niños escogiendo sus juguetes y junto con los mayores saboreando los potajes.

Nunca olvidaré la impresión que me causó el enorme árbol navideño adornado con infinidad de bombillas, posiblemente cientos y cientos de bombillas, de luces blancas y doradas. Luego de tomarnos la foto del recuerdo, seguimos nuestro recorrido.

Tan organizado estaba todo en esa plaza, que a un costado de este mercadillo, estaban instalados puestos y casetas de madera, bellos escaparates artísticamente decorados donde expendían, objetos de artesanía, regalos preciosos de madera y variedad de joyas.

En un aparte, también instalados estaban los puestos donde expendían la comida típica. Nos miramos y hablándonos con los ojos, decidimos acercarnos a comprar para llevar a nuestro hospedaje. Compramos salchichas a la parrilla, jamón, papas doradas, albóndigas y completamos con una variedad de salsas; pero sigo saboreando el dulce que para nuestro postre compramos: el Trdelnik, que es un pastel asado a fuego lento y con relleno de manjar o de mermelada, al gusto de cada uno. ¿Y el  líquido?...Cada uno compró su gaseosa enlatada porque café teníamos en  “casa”.

Ya nos retirábamos al hotel, cuando empezó a escucharse una bella melodía navideña. También estaban los concertistas en un stand especial. Con esos sones melodiosos en nuestros sentimientos nos retiramos porque ya se acercaba la medianoche. Llegamos al piso, pusimos lo comprado sobre la mesa, y todos instintivamente nos abrazamos, muy emocionados. Eran las doce de la noche.

Autora: IRIS GIRÓN RIVEROS.

País: PERÚ.

Vistas: 60

Respuestas a esta discusión

Gracias por ese viaje al tiempo,

esa magia que envuelve...hermoso mi querida Iris. 

Te dejo mi abrazo...Evaluna

Querida amiga

y distinguida poeta Evaluna:

Muchas gracias

por comentar cordialmente

las letras que he compartido.

Muy bonito relato amiga Iris; nos llevaste hasta Praga y aprendimos de tu letra sus tradiciones navideñas.

Me encantó 

Un abrazo grande

Kokul 'al

Te agradezco muchísimo,

dilecta amiga

y distinguida poeta Kokul’al,

por haber estado en las letras

de cuentos navideños que compartí.

¡Bello relato navideño en el extranjero, Iris!

Me parece que fue ayer

lo que hace un año viví,

estimado Benjamín.

Gracias por tu amable comentario.

¡Qué precioso, Iris! he disfrutado todo ese trayecto por las calles de Praga tan iluminadas, que casi ya me he sentido en ese escenario tan bien descrito por ti. Un abrazo.

Oh, Ingrid…

Conocedora tú de lo maravilloso que es

pasar la Navidad en Praga,

comprenderás cómo me sentía de feliz

y emocionada en esa primera vez…

Gracias por leer lo que narré…

muchas gracias.

 

Qué bella experiencia contada con maravillosa narrativa, con todos los recursos que nos lleva a cada escenario y nos hace sentir tantas emociones.

Ha sido tan bello leerte y vivir contigo esa inolvidable noche que atesoras con el corazón.

¡Y los presentes navideños, preciosos!

Amiga, he disfrutado contigo este pasaje de tus memorias, gracias por compartirlo de una manera tan amena.

¡Siempre admirando tu creatividad!

Querida y maravillosa Aimée:

Hay momentos en nuestras vidas,

que son y serán inolvidables…

Aquella Nochebuena y el mismo día 25,

son bendiciones permanentes en mi existir.

Gracias por haber estado en mi relato.

Tu presencia y tus palabras, son gratificantes.

Hermoso

 Agradecida

por tu comentario Edith.    

 

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio