A SALVO. ( Rima J. B.)


Con la conciencia cansada de ti
salí de la casa, apenas te vi.

Advertí tu dudoso movimiento,
alcé a mi niño que ya estaba atento,
decidí terminar el sufrimiento.
Partí despacio, contuve el aliento.

Y te sentí gritar en la cocina
lo mismo que gritabas por rutina.

Pero, por suerte, ya no estaba allí.
Hoy veo que mi hijo está contento
porque pude cerrar esa cortina.

Graciela Olivera

Vistas: 20

Respuestas a esta discusión

Y te sentí gritar en la cocina
lo mismo que gritabas por rutina.

Muy buenoo!

Gracias

mary

¡Gracias por compartir, Mamihega, el poema de Graciela Olivera!

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio