CUENTO


Extraña forma elíptica tiene su cuerpo, con ocho finas extremidades como alfileres quebradizos, que la suspende en el espacio y un diminuto esferoide unido a su pequeño tórax que forma su cabeza, la envuelve un color negro brillante tornasol ¡Ah! tiene unos puntos rojos encendidos en la convexidad de su abultado vientre, el cual determina el alto grado de su letal veneno. Esa es, La Viuda Negra, la más venenosa de todos los arácnidos, habita en casi todo el planeta sobre todo en los países tropicales.


Como todo ser natural, La Viuda Negra, nace, crece, se reproduce y muere, vive solitaria en estratégicos agujeros insospechados, en la selva o en la Ciudad, fabrica una red o malla transparente para atrapar a sus víctimas. Recibe una visita sólo en tiempos de celo, cuando despierta la lívido de la reproducción, el macho es completamente diferente, más pequeño, débil e indefenso a su letal veneno.


El tímido y valiente enamorado se acerca lentamente con extremada precaución, él sabe que cualquier error le costará la vida, pero la fuerza del amor y la necesidad de amar y ser amado no tienen límites. Se identifica con suaves sonidos melodiosos, imperceptibles para el oído humano y cadenciosos movimientos sobre el tejido transparente, por temor a ser confundido con un intruso lo que sería determinante para su existencia.


Ya en presencia de su enamorada, comienza una danza oscilante de caricias que le permite envolverla en fina malla pegajosa para inmovilizarla y se pasa al otro lado para disfrutar de su mortífera amante. Las caricias irritan el entorno circundante del dúo apasionado y se exaltan los colores brillantes de La Viuda Negra, aumenta el forcejeo en el punto de no regreso orgásmico y el macho se olvida del peligro.


La Viuda Negra, en su locura rompe el tejido de la urdimbre y ataca al macho que está enardecido en el amor. Ante esta reacción aún sin concluir aquel sublime acto, cuando La Viuda Negra regresa a su cordura, ya estaba sola.
El macho había sido devorado.


Por eso está condenada a ser y siempre será… La Viuda Negra.


Esa es su Naturaleza.


Muchos seres humanos han sido víctima de su letal veneno.




Cástor A. Olivier O.
Venezuela.

Vistas: 146

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME para agregar comentarios!

Únete a ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Your image is loading...

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Insignia

Cargando…

© 2022   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio