EVANELIO SEGUN VETUASABER

TRANQUILIDAD

1 En el inicio todo era tranquilidad. Dios había creado los cielos y la tierra y todo lo que en ella habita y vive, aún bajo los lagos y los océanos y lo que está sobre las copas frondosas de los árboles.
2 Dios contempló su obra satisfecho, pero se dio cuenta que había algo que había pasado por alto, y era que necesitaba a quién regalar la belleza y los prodigios que en seis días concibió.
3 Dios creó al hombre y a la mujer. Complementos perfectos el uno al otro.
4 Dios los llamó al Paraíso y les dijo: He aquí que yo les regalo el fruto de mis manos para que gocen de todo lo que aquí vive y habita. Ustedes son carne de la misma carne y poblarán esta tierra con amor, respeto, confianza y cariño.
5 Hombre y mujer disfrutaron plácidamente el Edén y señorearon sobre aves, bestias insectos y peces (mosquitos no, les ponían unas picotozas tremendas y ni con Baygon se alejaban).

ENVIDIA

1 Un ángel de Dios, envidioso del creador, expulsado del cielo por cizañoso y con una patada bien dada más abajo de donde terminan las alas, bajó a la tierra y al contemplar el paraíso lo deseó para sí mismo y con paciencia urdió el adueñarse de toda esa belleza terrenal y de paso quedarse con la bella mujer, ya que viéndola bien mirada, no era de malos bigotes la chamacona y poseía unas curvas de infarto.
2 Cierto día en que la mujer estaba sola tomando un baño de sol para broncearse y estar a la moda estilo Luis Miguel, el ángel malvado se presentó a ella en forma de serpiente venenosa y en forma casual preguntó: ¿Sabes dónde anda el hombre? Ella, intrigada de escuchar a la serpiente hablar, respondió: No lo sé, andará por ahí descansando o jugando futbol con un coco.
3 Con toda la mala intención que en su horripilante cuerpo podía caber, la serpiente escupió estas palabras: Deberías estar más al pendiente de él, ¿no crees que puede andar jugueteando con alguna otra mujer mientras tú te encuentras aquí? Diciendo esto, la serpiente se alejó arrastrándose.

DUDA

1 La mujer se levantó y desestimó las implicaciones de lo que aquella vil serpiente le había comentado, pero en el fondo de su alma y corazón germinó la semilla de la duda, ¿su hombre andaría queriendo meter gol en la portería de alguna otra mujer?
2 Entonces fue decidida y enojada a buscar a su hombre, al cual encontró junto al lago tarareando una canción de Tex Tex, tirando piedras y haciéndolas rebotar en la superficie.
3 Preguntó ella con un dejo de desconfianza: ¿Qué haces? ¿Has estado solo? ante ello, el hombre dijo: así como me encuentras he estado desde que el cielo despertó ante nuestros ojos.
4 Aliviada ante la respuesta, internamente maldijo a la serpiente y ambos se dirigieron a descansar, no sin antes tratar de dar cumplimiento a ese pequeño detalle de poblar la tierra.
5 Esa misma noche, después de hacer el amor por todos los rincones del paraíso y mientras el hombre dormía a pierna suelta y estruendosos ronquidos, en la mente de la mujer sólo había un pensamiento, ¿el hombre con el que compartía estaría dedicando su tiempo y su cuerpo a alguien más?
6 A pesar de ser los únicos pobladores del paraíso y la lógica le decía que era imposible, la duda le carcomía la razón y desde ese momento su actitud hacia el hombre fue de total duda y desconfianza.

SEPARACIÓN

1Cierta noche, el hombre no pudo dormir y decidió salir a caminar un poco, dejando a la mujer exhausta y dormida.
2 La serpiente despertó a la mujer con el sonido de su cascabel, y al contemplarla tan hermosa, ondeó su bífida lengua saboreando el manjar. ¿Qué haces aquí? preguntó ella al despabilarse. La serpiente, anticipando lo que venía, disfrutó al contestar: vine a decirte que tu hombre tiene varias noches saliendo sin que te des cuenta, va a visitar a una bella mujer que vive allá por arriba de la loma y le lleva frutos que recoge durante el día y se los cambia por ciertos favores.
3 La mujer, que hasta ese momento no conocía del todo la ira y el celo, enfureció a tal grado que tomó las posesiones del hombre y las llevó hasta el punto más apartado del Edén.

SORPRESA

1 Al llegar a casa el hombre se intrigó al no encontrar dormida a su mujer, y más sorpresa se llevó al no encontrar sus cocos futboleros ni su colección de piedras o sus diseños de inventos que quería implementar para un futuro cercano.
2 Al observar con cuidado, el hombre descubrió las huellas de la mujer y también las de la serpiente...
3 Buscando a la mujer, la encontró cuando ella regresaba. Su expresión de odio y celos había transformado su linda cara en un rostro endemoniado.
4 Él preguntó, ¿Qué sucede mujer? ¿Por qué tanto alboroto y esa cara de pocos amigos? ¿Acaso se te quebró una uña? ¿O te hizo mal la ensalada de lechuga y fresas que cenaste?
5 La mujer se tomó un momento para jalar suficiente aire a sus pulmones, y contestó: cállate sabandija, rata inmunda, desdichado, poco hombre, infiel, maldito... ¿crees que no sé que andas viendo a otra mujer? ¿Qué pasas las noches con esa cualquiera que no me llega a los talones? ¿Qué juegas con ella a los palillos chinos, balero, yo-yo y manitas calientes?
5.1 ¿Crees que no me duele tu ausencia? Con razón siempre estás cansado, sin ganas de salir conmigo ni llevarme a ver el atardecer. Ya no me muestras las estrellas ni me nombras las constelaciones.
5.2 ¿Me quieres cambiar a mí? ¡A mí que te he entregado todo? mis años, mi juventud, mi cuerpo, mi alegría... Y tú, que me das mendigo tacaño, florecitas del campo y disgustos ¡Eso es lo que me das!
5.3 Yo que compro con mucho trabajo y en abonos lencería de Victoria Secret para verme atractiva para ti en las noches de luna llena.
5.4 Espero que tu amiguita te de todo el amor que yo te doy y que te cuide cuando enfermes porque lo que es yo, ya no lo haré.
5.5 y hasta 5.9 siguió con lo mismo una y otra vez aunque con diferentes palabras y nuevos insultos.
6 La serpiente observaba desde lejos y disfrutaba su enorme triunfo. Se regodeaba y sacudía su cascabel con singular alegría al ritmo de unas cumbias de la Sonora Dinamita (la original con Margarita en la primera voz).

ENOJO

1 El hombre al escuchar semejante perorata intentó conservar la calma, y en su mente contó hasta mil.
2 Como la mujer seguía en su bélico discurso, con toda tranquilidad contó otros mil, y después otros mil y una vez más otros mil.
3 La mujer quedó exhausta y sin aliento después de casi tres horas de hablar y expresar su sentir, su odio y sus celos.
4 Amorosamente y con mucha ternura, el hombre la tomo de la mano y la llevó a recorrer el paraíso. Palmo a palmo y centímetro a centímetro. Subieron a la loma, cruzaron el río, rodearon el lago, abrieron nuevos caminos, treparon a los árboles y hasta se atrevieron a ingresar a unas cuevas que no habían visto anteriormente.
5 Después de todo ese recorrido, el hombre preguntó: ¿Viste a alguna otra mujer? ¿Acaso huellas de otros pies? ¿Percibirse un aroma distinto a tu Chanel # 5? ¿No verdad? ¿Y sabes por qué? porque Dios nos creó a nosotros únicamente. A ti y a mí. Hombre y mujer y nada más. Tú para mí, y yo para ti, así de fácil y sencillo. No sé de dónde sacas ideas absurdas de que existe otra mujer.
6 Con un poco de pena reflejada en el rostro, ante la realidad y lo inútil de su enojo, ella respondió: fue la serpiente la que vino a decirme que tenías otra mujer viviendo en una choza con todas las comodidades, aire acondicionado para que no sintiera tanto calor en la canícula y estufa de leña para preparar tus huevitos con salsa y nopalitos. Que le llevabas fruta y pescado a cambio de que juntos poblaran la tierra con muchos chilpayates. Diciendo esto la mujer rompió en llanto para que ya no le siguiera diciendo nada.
7 Enojado el hombre se dispuso a buscar y matar a la serpiente a machetazos, flechazos o a mano limpia, pero la mujer dijo: déjala en paz, ya no haré caso de sus palabras envenenadas.

DESCONFIANZA

1 Pasado el tiempo las aguas retornaron a su nivel, y hombre y mujer vivieron unos años tranquilamente.
2 El hombre olvidó por completo aquél incidente y se dedicó a mejorar su técnica del dominio del coco, de su lanzamiento de piedras al lago ( ya alcanzaban los siete rebotes antes de hundirse) y desarrollar ciertos inventos que pensaba vender a futuro (Casas de adobe, vasijas de barro, ventanas, puertas y dagas de obsidiana).
3 La mujer guardó todo el incidente en su memoria interna de 375 GBytes, esperando que algún día pudiera hacer uso de tan valiosa información.
4 A pesar de todo, la desconfianza de la mujer ante un posible engaño se anidó fuertemente en ella.

TIEMPO

1Pasado un tiempo y cumpliendo lo solicitado por el Señor, por el Jardín del Edén corrían y jugueteaban niños y niñas.
2 Pasado otro tiempo paseaban por los senderos jovencitos y jovencitas.
3 Pasado más tiempo los jovencitos intimaron con las jovencitas.
4 Pasados nueve meses llegó una nueva generación de niños dispuestos a seguir el círculo y continuar la misión de poblar la tierra.

EL HOMBRE Y LA MUJER

1 245 años habían pasado desde que el hombre y la mujer fueron puestos en el paraíso. Ellos habían tenido 70 hijos que a su vez tuvieron 160 hijos que a su vez tuvieron 342 hijos que a su vez estaban intentando tener más hijos.
2 Se inauguraron nuevas poblaciones en los alrededores del Edén a fin de poder acomodar a toda la prole.
3 La mujer nunca pudo olvidar las palabras de la serpiente y vivió temerosa, desconfiada y reclamando todo y por todo.
4 El hombre siguió su vida normalmente antes de morir a la edad de 345 años.
5 La serpiente fue expulsada del paraíso y condenada a arrastrarse por una eternidad debido a sus mentiras. Pero siempre buscó y encontró a quién infundir desconfianza con el veneno de sus palabras. Hasta que fue matada por un cazador y convertida en botas vaqueras.
6 Muchos años después, el paraíso se convirtió en un cinturón de miseria a las afueras de lo que es hoy la ciudad de México.

 

Carlos Eduardo Lamas Cardoso.
México.
Derechos reservados.

Vistas: 105

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME para agregar comentarios!

Únete a ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME


PLUMA MARFIL
Comentario de Carlos Eduardo LAmas Cardoso el julio 7, 2018 a las 8:36am

María Beatriz,

He ahí el punto importante... Aun sabiendo que no había nadie, existieron los celos, la duda y la desconfianza, pero antes de eso, la serpiente inventó la intriga y la maldad... 

Gracias por tus palabras.

Saludos y bendiciones.


PLUMA MARFIL
Comentario de Carlos Eduardo LAmas Cardoso el julio 6, 2018 a las 5:24pm

Elías,

Gracias por tu amable detalle y tu visita a estas letras.

Saludos y bendiciones!


PLUMA MARFIL
Comentario de Carlos Eduardo LAmas Cardoso el julio 6, 2018 a las 5:24pm

Mab,

Muchas gracias por tu lectura y detalle.

Saludos y bendiciones!

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Your image is loading...

Insignia

Cargando…

© 2022   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio