DESDE LA ABSTRACCIÓN Y LA FIGURACIÓN, CONVERSACIONES CON LA PINTURA DE CRISTINA GUTIÉRREZ

PRÓLOGO AL LIBRO SOBRE LA PINTURA DE CRISTINA GUTIÉRREZ QUE SE PUBLICA EN ESTADOS UNIDOS.

 

La vigencia de la obra de Cristina Gutiérrez en la posmodernidad, (que destruye rápidamente los paradigmas que ya no se pueden anquilosar en la mente de los seres pensantes de la actualidad), estriba en entenderse como obra en construcción, mejor aún, obra que se reconstruye constantemente. Gutiérrez es una artista plástica joven en el concierto de la pintura latinoamericana, su arranque a finales del siglo XX empieza a dejar huellas significativas en el siglo nuevo, entrando a una madurez creativa que significa asumir su propia voz, su propio pincel, asume formas y colores para dejar signados, desde la abstracción, y con pocos elementos que sugieren lo figurativo, su ser sobre el lienzo o la cava.

Hablar poéticamente de una metáfora del mar, es significarla de alguna manera mediante un juego de palabras que se imbrican por necesidad del yo lírico, o quizá, yendo más allá, del subconsciente colectivo. Pintar el mar, solo sugiriéndolo, como en ciertos paisajes expresionistas de Cristina Gutiérrez, incluya o no la figuración de esos ángeles-peces que lo surcan o se asoman imprevistos por alguna esquina del color, es entender que el acto de trazar en formas y colores superpuestos, es también inventar, crear, hacer la metáfora. (ver el boceto DSC01106)

En una hermosa apreciación marina, con intensidad la artista parece enmarcar una ventana donde aletea la cola de un pez (DSC0082) y se recoge esa sensación de viajar al mar…ya no es solo un paisaje, es una intervención subjetiva sobre el paisaje. Como en otro, percibimos una hilera de peces sobre los aluviones celestes. En fin, Gutiérrez es una artista de gran fuerza expresiva, su paleta habla del afuera y del adentro. Nos habla sugiriendo esos paisajes o los rostros de mujeres o la huella imperecedera de su padre.

Si alguna vez alguien se acercó a la idea de que los seres humanos estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, fue al descubrir o revelar que dicha semejanza, al no poder ser física porque el concepto de Dios trasciende toda materia, es por la capacidad que tenemos los humanos de ser creativos, de hacer, (poiesis), de inventar (tomar lo creado para forjar algo nuevo). Bien decía Huidobro que “el poeta es un pequeño dios”, pero quizá, este pequeño hacedor, obrero de su soledad y de su comunión con el todo, la otredad, los demás seres de la naturaleza, es un dios en construcción y por eso le es imprescindible decirse, identificarse, pero más allá, inventarse, crearse, y crear con cada una de sus miradas. Así que, Cristina Gutiérrez ha inventado sus miradas, se ha dicho a sí misma, y nos ha sugerido a todos que hay un mar dentro de ella que se expresa con el color y los trazos, con algunas figurativas ideas, pero sobre todo con un acercamiento a su psique, también a su eros, cuando pinta. (004) (DSC0044).

La pura abstracción no existe, como no existe la poesía pura, sino el lenguaje poético contaminado por todo lo que hacemos sobre el planeta tierra. Me atrevo a decir que quizá el expresionismo es más que un movimiento, es una propuesta de vida de los artistas, de los seres humanos que lo necesitan, que están urgidos de expresarse y lo trascienden, al margen de que el expresionismo abstracto ha influenciado y le ha dado coherencia a nuestra artista. Así como decimos del surrealismo que sin la psicología y Freud no hubiese sido posible, pero que ya existían surrealistas antes; decimos del Expresionismo Abstracto que tiene su hito de iniciación con los norteamericanos a mitad del siglo XX, de esa valiosa generación de iconoclastas que necesitaban expresarse en un mundo desenfrenado ya, y desde entonces; pero que también hay voces mucho anteriores, hasta en las cavernas de Altamira, y por supuesto en muchos trazos del modernismo, del impresionismo y en las grafías artísticas de los lienzos orientales, que le preceden. Por eso, no se diga que los pintores de la actualidad solo repiten ecos de muchos otros. Claro, todas las voces se conectan; nadie hace algo novedoso sin esos intertextos de toda la cultura que nos atraviesa.

Cristina Gutiérrez retrata mujeres como ella las visualiza, con un ojo turbio o perdido, se pinta a sí misma en un autorretrato que señala un alma cruzada por dolores y beatitudes inmensos. (DSC0198) Ella se representa y representa a la mujer con sus trazos fuertes, sus narices rectilíneas, con sus colores fuertes en rojos y azules parchonados. (DSC0020) (DSC0046) (DSC0053). En pintura y otras obras plásticas, así como en poesía, vemos a tantas, intentando descifrar el misterio de lo femenino. 

Gutiérrez con sus silencios, levanta las ramitas delgadas de la rosa en negros sobre blancos impolutos para dejar las impresiones de la flor que ama y la sugiere a ella, pringando el universo de belleza, con el rojo fuerte y discontinuo en composiciones armoniosas. (DSC0122-DSC0123)

Gutiérrez muchas veces se acerca a lo caligráfico, atraída por Japón, (lo que confluye con Pollok y otros expresionistas abstractos). Muestra además sus bocetos que se convierten en apuntes artísticos de gran valor. (DSC0107-DSCO100) También convoca un paisajismo abstracto, el contenido de sus pinturas proviene del inconsciente, de recuerdos donde la memoria es dueña del color, y la libertad, de las formas. (DSC0151) Hay por supuesto inspiraciones que rozan el surrealismo, energías donde lo figurativo es borrado por la abstracción que emana de la fuerza interior y quizá de la neurosis de la época. (DSC0151) El color, como esos azules marinos, casi verdes, están soñando el vuelo. (DSC0013) Como los ocres, inventan los paredones de tierra donde anidan las formas imprecisas, muros de una ciudad dormida que abre un gran ventanal para las otras intuiciones de aire y viento y aguas que se sublevan. (DSC0011) A veces hay personajes, masculinos o parejas que intuyo entre sus trazos indeterminados, huidizos, como las fugas de la música impresionista.(DSC0012) Cada vidente verá a su manera, hará sus propias lecturas, se fascinará, inventará, sospechará que hay algo escondido entre las bambalinas de los colores que se sobreponen unos a otros, no en un desconcierto atropellador, sino con dosis de armonías que se desdibujan o irrumpen en la niebla de nuestros ojos, que a veces son iluminados por los trazos de esta pintora costarricense, que ha bebido de muchas fuentes, cosmopolita al fin, pero que sabe hundirse en el mar o chocar contra las olas.(DSC0077) Cosmopolita sí, que sabe internarse entre ramas, algas o flores, lo urbano y lo bucólico fragmentados para dar pie a una mirada que entraña placer y consustancialidad con un dolor que se identifica como solidario con los demás.

Y en los momentos en que decide copiar la huella de su padre, que siente aún cerca, la intencionalidad figurativa es desbordada por la intención simbólica, representativa de su ser, que piensa expresionistamente aunque actúe como una fotógrafa del trazo preciso, variando con la riqueza del color. (DSC011DSC0114- HUELLAS 1,2 Y 3) Son pequeños instantes donde se sale del nosotros y se ensimisma solo en una mirada sabedora de que al retratar, sueña y propone la emotividad, para ofrecerla. Esto sucede pocas veces, aunque todo lo trazado está lleno del poder evocativo que emociona y motiva, sí, nos motiva a abrir la mirada más allá de los 360 grados, de las cuatro dimensiones percibidas, de las estaciones que soñamos con el color de la aurora o del crepúsculo. (DSC0023).

Esta es la mirada que tengo para estos lienzos; se trata de una pintora que se ancla en un acopio de tonos femeninos, que se bifurca con simbolismos y figuraciones oníricas. Que a veces tiene pequeños instantes cubistas, (como en sus mujeres (DSC0016) y también incluye imitación de lo minúsculo, del abajo y del arriba, ya consustanciados. (OO3)

Como poeta, me dejo llevar por palabras que afloran, como imagino se deja llevar Cristina Gutiérrez por colores, movimientos y líneas que la circunscriben y relatan a ella, la artista, la muchacha viajera y también la nuestra, la que se ancla con raíces ciertas para descubrirnos, como la Costa Rica que somos, entre dos mares, la josefina entre montañas, la caminante entre aceras y playas adonde siempre debemos retornar.

De nuevo converso con ella, con sus sorpresas, y pienso que hay tanto en común entre las artes, y por eso creamos sinestesias, escuchamos la música de sus cuadros, percibimos en nuestros adentros las palabras de sus colores, y sentimos que se esculpe la materia de su bidimensional propuesta, aun cuando a veces, haya elementos que se amotinan y sobresalen del lienzo para darnos el espejismo de una melodía desbordante. (DSC0095)

En todas estas abstracciones del alma, hay una gestualidad viva, hay ternura y violencia al unísono, hay el placer de dar, de comunicar, más allá de las formas, en las ansias de trascendencia, de plenitudes ilimitadas que son parte de la realidad, de aquella que no vemos cuando al fin miramos estas pinturas. Develación metafísica casi sin conceptualismos, solo con arrojarnos al amor de su aventura.  (003)

La fuerte personalidad artística, que aúna a sus labores como pintora, su profesión y sus trabajos como arquitecta, deja además un sello indeleble en una búsqueda prioritaria con su conciencia despierta en pro del ambiente, sobre todo en el ámbito marino que ya comenté, pues Gutiérrez se sabe postulante de una estética que habla del entorno, del ecosistema, con la pasión de quien vive la terapia de las olas, la catarsis del rumor y de la visión del mar, ( oo4) con una propuesta poderosa en pro del mensaje, sutil pero rotundo que nos permea a todos. Es esto clave para entenderla, más allá de su abstraccionismo, a veces concomitante con la sugerencia figurativa.

 

Ronald Bonilla Carvajal, poeta, 2020

Premio Nacional de Cultura Magón 2015, Costa Rica

PINTURAS DE CRITINA GUTIÉRREZ

 

 

 

 

Vistas: 28

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME para agregar comentarios!

Únete a ORGANIZACION MUNDIAL DE ESCRITORES. OME


PLUMA DIAMANTINA
Comentario de Ronald Bonilla Carvajal el septiembre 25, 2021 a las 10:43am

GRACIAS, Donato, un fuerte abrazo

Gracias, Benjamín, un placer compartir este prólogo ensayístico en algo que hasta ahora intento, hablar de artes plásticas, abrazos


PLUMA ÁUREA
Comentario de Benjamín Adolfo Araujo Mondragón el septiembre 24, 2021 a las 8:24pm

¡Preciosa reseña plástica a la obra artística de  Cristina Gutiérrez; felicitaciones, Ronald, por una faceta tuya que no nos habías mostrado!


PLUMA MARFIL
Comentario de donato perrone el septiembre 24, 2021 a las 6:30pm

Muy bueno un deleite para los ojos...


PLUMA DIAMANTINA
Comentario de Ronald Bonilla Carvajal el septiembre 24, 2021 a las 5:31pm

a, Delia, un placer compartir estas aventuras inteletuales, abrazos


ADMINISTRADOR
Comentario de Delia Pilar el septiembre 24, 2021 a las 3:57pm

Muchas gracias, Ronald, por traernos aquí referencias

sobre la pintura de Cristina Gutiérrez a la que deseo

un éxito rotundo en  su discurrir artístico.

Y reitero el agradecimiento por tu compartir

el arte latinomericano tan prolífico y la manera

tan exquisita en que lo plasmas. 

¡Felicitaciones a ambos!

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio