La noche se puso triste y pálida

cuando me dijiste, amor, ¡adiós!

Mi boca ya no sería cálida,

se terminaba lo de los dos.

 

Al marcharte de mí, destrozado

se quedó mi amado corazón.

Mi alma se quedaba sin sazón,

pues te ibas, por siempre de mi lado.

 

Me dejaste, pero año tras año

añoro aquel tiempo día a día.

No puedo olvidar que fuiste mía

y que no me hiciste tanto daño.

 

Dondequiera que te halles, querida,

sé que te acuerdas mucho de mí

y que no olvidas que a tu gran vida

demasiado derroche le di.

 

Por medio de esta carta, que sé,

sabrás clasificarla, mujer,

le digo lo que para mí fue:

"lo mejor que pude conocer".

 

 

Derechos Reservados de Autor.

Colombia.

Poyma(Seudónimo)

Vistas: 77

Respuestas a esta discusión

¡Tiernas y hermosas palabras dedicas a esa mujer amada que un día se fue!

Quizá no supo valorar tu bello corazón y se arrepentirá...

La vida tiene muchos caminos para encontrar la luz de tu destino.

Me han gustado mucho tus letras melodiosas y rítmicas, poeta.

¡Besos desde mi bosque!

Gracias por leer y comentar mis letras de una forma especial. Bendiciones, poeta querida. Abrazos.

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio