En Tlatelolco y sus calles enlutadas

pasan lista a nuestros muertos,

trazan líneas, nombres, consignas,

casos archivados y bandera a media asta

ondean sobre nubes impasibles,

porque ellos tienen los fusiles

nosotros lágrimas y rosas de fuego

como garras prendidas en los ojos.

 

Nos destazan la memoria,

nadie viene del monte de Sinaí,

nadie grita palabras sagradas

respiramos miserias, condenados

por mil voces de nuestra lengua,

sollozamos mientras nace el maíz,

y volvemos a creer en algún dios

para después ser arrojado a la tierra.

 

El miedo se derrama en la sangre

se instala con sus órbitas amarillas,

trae herencia de carne arcaica.

trae nuestra antigua historia.

 

Permanecemos solos en el bosque,

chacales han devorado lunas

la fuerza de los hombres se crispa,

los volcanes ya no cobijan estrellas

sembraron catedrales, cayeron ídolos.

 

Cayeron los cielos, nacieron peces

dice la lengua de los nahoas

atonatiuh escupió

y hubo vida en el sol de agua

El cerro de Magoní se diluye

Sobre piedras y magueyes

pintamos nuestra historia.

AUTOR: MARTHA MIRANDA  (MÈXICO)

 

Vistas: 29

Archivos adjuntos:

Respuestas a esta discusión

Hermoso poema, muy crítico y reivindicativo, como ha de ser todo poema social que se precie. Felicitaciones. Saludos.

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio