El puente

 

 

Abandoné los recuerdos.

Crucé el puente de hierro.

Caminé suavemente hasta el extremo

y corrí   corrí enloquecidamente

hasta caer rendida en la vereda del comienzo.

 

Allí

me cubrieron con mantas aromáticas.

 

Huele a lavanda el lecho.

Huele a bondad el techo.

 

El aire reflejaba su alegría en los espejos.

 

Floreció el naranjo.

El mirlo estrenó su trino fresco.

 

El dueño de las visas

quitó las telarañas de mis duelos

y las quemó en el monte "no recuerdo".

 

Las oxidadas perlas de mis llantos

acumulados en mi alma

fueron vendidas en el puerto

al anciano que recoge las borrascas.

 

Entonces descubrí que el mundo es ciego.

No importa dónde esté

dónde me inscriba

adónde vuele.

 

Ese lugar de mí que siempre duele

no cederá ni un ápice su inamovible suelo.

Se ha quedado adherido a mi nostalgia

y rechina los dientes si lo rozan.

 

¿Cuántos centímetros de amor podrían bastar

para deshabitarlo de mi alma?

Ese lugar de mí siempre marchito

ajado   triste   con sabor amargo

erguido está como un trofeo

en la repisa añeja de mis sueños.

 

Los duendes de la risa trajeron a mi lecho

miles de rosas rojas.

Rosas rojas   terciopelo y espina.

 

Entonces comprendí que la vida es

un beso y una espina.

El beso me deleita cuando arriba

por un tiempo se hospeda en el recinto

de los bienes

y luego

se retira sin mirarme

es hora de viajar a otras calendas.

 

Ahí llega la espina.

Dolor y sangre inscripta en sus orillas.

No importa dónde viva

llegan continuamente besos y espinas.

 

Pero quizás por unos días   meses o años

las rosas me regalen sangre nueva

sangre vital

sangre festiva

sangre para vivir con castañuelas.

 

No habrá que perder sueños

detrás de las espinas

las rosas volverán en otro tiempo.

 

Beatriz Ojeda Derechos de Autor

 

 

 

 

Vistas: 62

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

¡Maravilloso poema, Beatriz; digno de colección...!

Un deleite sublime...

Querido Benjamin, muchas gracias por tu hermoso comentario. Abrazos amigo. ❤❤❤

Hay tanto sentimiento

y tanto arte en tu inspiración,

que hace meditar lo profundo de tu versar,

y es verdad igual que tú, yo ....

"...Entonces comprendí que la vida es

un beso y una espina...".

Letras muy sentidas, querida amiga Beatriz.

Muchas gracias por tu comentario querida amiga Iris. Besos de luz.

Duele y gusta tu poema, Amiga Beatriz, pero, gusta más de lo que duele. Abrazonrisas de mono lúdico. 

Muy sentidas letras que reflejan la vida misma entorno al amor .
Me han encantado las imágenes y sí, la rosa es la analogía del alma.
Es un placer leerte amiga.
Abrazos
Kokul 'al
Muchas gracias por tu comentario querida amiga Gloria. Abrazos

Muchas gracias por tu comentario querido amigo Hugo

Abrazos desde Uruguay

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Insignia

Cargando…

© 2021   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio