QUE SE ILUMINE TU ANDÉN

Soneto Hildebrandino con Doble Rima

 

No hay luces en el andén  de tu vida primorosa

la que admiro por juiciosa y meritoria también;

para llegar a tu edén, tendré que usar la linterna;

pues no soy ave que inverna, ni hay estrella de Belén.

 

Como yo no tengo el don, de adivino ni de mago,

solo sabré lo que hago, si me alumbras el portón;

para afinar mi visión en una ruta segura

que aclare la noche oscura y que llegue a tu mansión.

 

En un encuentro bonito vamos a vivir los dos

siempre de la dicha en pos y en el disfrute infinito,

como en un cielo chiquito, que nos adelanta Dios.

 

Nuestro espíritu contrito, se va a vestir de alegría

y aunque sea una fantasía, lo llamaremos cielito

porque en la tierra que habito, mayor dicha, nunca habría

 

Hildebrando Rodríguez

C. I. V-651.103

Mérida-Venezuela, 15 de septiembre del 2019

Vistas: 29

Respuestas a esta discusión

MUY BUENO MAESTRO! UN ABRAZO

QUERIDA ESCRITORA MAMIHEGA:

Es de tu capacidad poética que nace el estímulo que diariamente me das. Innumerables gracias.  Apretado abrazo y beso.

Hildebrando.

¡Felicitaciones maestro ! jugar con las palabras solo se logra con sabiduría y constancia. Es Usted un tejedor de palabras  que hiladamente se acomodan en el lugar apropiado. Que siga dejando para las generaciones venideras el gusto por la rima, la métrica y la cadencia de los versos. Abrazos.

¡¡Bravooooo!!

RSS

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio