Autor: Delia Checa

Mendoza, Argentina

Título: ADOPCIÓN

Autorizada la publicación en la antología virtual "Esperanzas"

ADOPCIÓN
por Delia Checa

En un pueblo pequeño, perdido en una zona casi desértica del sur argentino, vivían Leticia y Germán, unidos en matrimonio hacía pocos años habían ya formado una familia. Habitaban una casa pequeña, modesta pero confortable, en ella habían nacido sus hijos, tres a la sazón –dos niñas y un varón- de escasa edad, muy seguidos entre sí. El pueblo, como todo pueblo chico, constituía un “gran infierno” pues todos se conocían y vivían pendientes de la vida y tropiezos de los demás. Los chismes ocupaban gran parte de sus horas de ocio.
Leticia era una mujer trabajadora y muy tierna, disfrutaba de la maternidad como pocas; tenía la familia que siempre había soñado, se consideraba una bendecida por la vida. Ella observaba las idas y venidas del marido pero la confianza en él y su auto-confianza le impedían creer en las habladurías del pueblo, que se propagaban como la pólvora, hasta que se enteró de que un pequeño niño, lactante aún, había quedado huérfano de madre y sin nadie que lo criara. Mujer heroica y decidida, llena de luz por dentro, sin dudar, lo recogió y sin pedirle permiso a nadie y percibiendo el sospechoso parecido con el marido, con amor lo sumó a sus hijos criándolo como uno más de su sangre. Hizo valer su libertad mientras el marido quedaba prisionero de sus culpas y mentiras.

Vistas: 79

Respuestas a esta discusión

Abrazo enorme. ❤️❤️❤️

Admirable mujer, como pocas! Felicidades por la buena enseñanza que nos deja esta bella y amena narrativa querida Delia. Fraterno abrazo.

Es verdad que es muy rara una actitud como la de esta mujer, pero cuando se presenta... ¡Cuánto bien hace y qué trascendencia tiene! Muchas gracias por tus gratas palabras. Abrazos.

¡Qué mujer tan buena! estimada Delia, casos así no se ven casi nunca...pero todo puede suceder, y en tu micro relato nos dejas un hermoso mensaje de bondad sobre todo. Un saludo en la distancia.

Hola, Ingrid. ¡Cuánto agradezco tu gratísimo comentario, Ingrid! Sí, esta actitud tan generosa es rara pero el mundo sigue adelante, sin extinguirse, gracias a la sumatoria de pequeñas y grandes acciones bondadosas de seres que dejaron su huella de luz. Ello logró neutralizar acciones bélicas y otras destructivas para la humanidad. Un abrazo fraterno. 

Hermosa  lectura nos has  regalado querida Delia... El amor  habita en  quien esta  en paz consigo mismo 

Felicitaciones  por  tu relato. Besos Alicia.

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Your image is loading...

Insignia

Cargando…