En lo adverso nunca pierde su sonrisa
y regala bendiciones desde el alma,
no censura, ni maldice, no castiga
porque el fruto del amor su luz alcanza.
Y arremete la virtud que no se agarra
de lo ajeno porque es franca y persevera,
porque alivia soledades, las nostalgias 
y es consuelo entre pesares y tormentas.

La alegría tolerante se aquilata
cuando asiste su adorable vehemencia,
no se rinde ante el disturbio que amenaza
pues su manto de bondad lleva su esencia.
Y es genuina la esperanza que asevera
esa fe espiritual que irradia vida,
ni confunde la verdad entre falacias
y en lo adverso nunca pierde su sonrisa.

Si el silencio se alimenta con la espera
y en el llanto confabula la esperanza,
junto al beso maternal fluye pureza
y el mensaje universal que no se raja.
Es vital junto al denuedo que reclama
el respeto a ese derecho que concilia,
la utopía soñadora con la audacia
que en lo adverso nunca pierde su sonrisa.

Aimée Granado Oreña

Gota de Rocío Azul

Vistas: 10

Respuestas a esta discusión

¡Bellísimo poema a la Madre, Aimée!

Genial tu péñola.

Sin palabras.

RSS

Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio