Por una tierra libre y sin fronteras.

Nos llevó la corriente del tiempo hacia la nada,
donde no es la llegada el objetivo del viaje
veo las abruptas montañas cerrando la cañada
sin urgencia en la marcha y sin pedirnos peaje.

Soy uno de esos hombres abiertos, sin fronteras,
hombre de la llanura capturando mil sonrisas
estoy siempre de paso, sin intenciones sin prisas,
soy del desierto oasis con sombras de palmeras.

Yo duermo bajo la sombra del olmo junto al río,
sobre un fondo arenoso y cerca del agua rizada,
las rosas y los claveles poblaron todo el vacío
y te sueño aquí a mi lado amorosa y muy calmada.

A través de nuestra piel siento que me habla la tierra,
siento el clamor de su voz llegándome a las rodillas
despues de segado el trigo ya se duermen las gavillas,
y en torno a nuestro nidito la oscuridad ya se cierra.

Debemos cuidar la simiente, ríos, selvas y praderas,
los animales del bosque, todas las raras especies
para que nuestros hijos, nuestros nietos se deleiten
de lo creado por Dios, libres de armas y fronteras.

Jesús Quintana Aguilarte.

Vistas: 101

Respuestas a esta discusión

Gracias Isabel por tus palabras de apoyo a mis letras, te deseo bendiciones.

Felicitaciones, amigo Jesús, por tu poético canto a la naturaleza en tu poema; ella es nuestra madre natural, y también merece todos nuestros elogios.

Recibe un abrazo cordial.

Gracias Nolberto por tus palabras de apoyo a mis letras y tu amistad, te deseo bendiciones.

Nos llevó la corriente del tiempo hacia la nada,
donde no es la llegada el objetivo del viaje.

 Bravo poeta!

 Abrazo faternal

RSS

Insignia

Cargando…

© 2019   Creada por AdministraciónOME-SorGalim.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Política de privacidad  |  Términos de servicio