OLVIDAR O RECORDAR

Aquel buen hombre ya entrado en años, pasaba la vida en la soledad

de su vivienda. No tenia familiares cerca. Los vecinos lo veían

pocas veces, y cuando esto sucedía, les daba la impresión de que

sufría; así lo denotaban sus facciones y sus actitudes.

Caminaba en su patio con la cabeza agachada, como queriendo

olvidar un trago amargo; pero al poco rato lo observaban contento,

como si hubiera tomado una cucharada de miel, que le endulzaba

el alma. La verdad es que había tenido una perdida familiar, y le venían

esos trances depresivos al recordarlo. Los vecinos que lo veían vivir así,

un día lo visitaron para preguntarle que le pasaba, y él les dijo que

era por la perdida de un ser amado. Fue entonces que le sugirieron,

que visitara a un Psicólogo para que recibiera tratamiento, y fue

tanta la insistencia de la gente, que el hombre acudió a consulta

con ese profesional de la salud. Ya estando con el Psicólogo lo

sometió a un interrogatorio, y salió a la luz que su episodios se

presentaban al recordar al ser querido, ese con el que había

vivido un paraíso terrenal, y cuyo recuerdo quedó en el cofre

de las situaciones olvidadas, el que se abría con la llave de su mente.

Ya hecho el diagnostico el profesional le ofreció un psicoanálisis,

para así determinar cual sería su mejor tratamiento. Después de

esto le indicó que su curación seria, olvidar todo lo pasado

que lo lastimaba. Fue entonces que aquel hombre le dijo al

Psicólogo, que mejor así lo dejara, que al pasar esos momentos

depresivos, era para el una terapia, una distracción que disfrutaba.

Le repitió que quería estar así, que no quería tener la mente en blanco;

que esos episodios de recuerdos le servían para entretenerse en algo.

El hombre veía en estos recuerdos, una situacion que despertaba sus sentidos,

y le producía un sensación muy especial, al experimentar dolor

mental y luego alivio, con una instantánea reacción de placer.

El profesional al oír todo esto le insistió en lo bueno que es dejar

la nostalgia, dejar los arbustos secos a un lado, destruir las cosas

que traen tristes recuerdos, fotos, y objetos personales, y solo

atesorar los buenos recuerdos. No  centrarse en las perdidas,

mejor tener gratitud por lo que el ser amado le dejó de aprendizaje

al estar a su lado, porque todas las relaciones dejan enseñanza.

Que era mejor pensar en lo que se recibió y no en lo que se perdió.

Que para que se desgastaba pensando en ello, que viviera el presente y el futuro.

El hombre salió de con el Psicólogo y nadie sabe la decisión que tomó de

olvidar o recordar.

J. Jesús Ibarra Rodríguez.

México. D . R .

Imagen tomada de la Red.

Vistas: 136

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Un texto  muy enriquecedor nos  compartes  Jesus  cuando uno atravieza circunstancias   dolorosas   es saludable pasar por todos  los  estados  animicos... solo quien pasa  por esas  situaciones  comprende cuan saludable es evocar todo lo vivido...naturalmente  con el tiempo se pasa  de la angustia  al dolor a la bronca  hasta llegar a la nostyalgia  y hasta  llegar  a la risa  de los momentos  compartidos... Gracias por unas letras tan buenas ... Felicitaciones  .

Alicia apreciada e ilustre poeta, antes que nada mil gracias por fijar tu vista en mis letras.

El texto se presenta por su contenido a emitir diferentes opiniones, donde lo nostálgico y

evocador se combinan.

Los momentos como dices, se recuerdan y con el paso del tiempo pueden generar melancolía,

o bien hasta alegría. Habrá quien los quiera seguir recordando o bien olvidando.

Recibe mi amistad constante con un fraternal abrazo en la distancia.

J. Jesús: Interesante prosa has realizado. Me has dejado pensando... me gustó mucho. 

Silvana Beatriz Sosa, apreciada y activa poeta, bienvenida a mis letras.

Tu comentario es muy relevante, y refleja tu sensible apreciación de los contenidos

de los textos.

Me entusiasma que te haya agradado mi trabajo.

Gracias por concederle el Destacado.

Recibe con afecto un amplio y fraternal abrazo.

De nada J. Jesús. Me encantó leer tu  trabajo y fue muy filosófico ya que me ha dejado pensando. Felicitaciones nuevamente. Un abrazo :)

Silvana Beatriz Sosa, distinguida y apreciada poeta, te agradezco infinito la segunda visita a mis letras.

Te reitero que soy afortunado con tus comentarios.

Recibe hasta tu país un amplio y fraternal abrazo.

Hola Jesus...un profundo replanteo frente a las perdidas, sobretodo a esas pérdidas irreparables, Creo que cada ser humano tiene una condición innata frente a las circunstancias de la vida, y esa capacidad de capitalizar o no, para fortalecerse o autodestruirse, frente a los tiempos dolorosos; y es justamente el tiempo, quien ayuda, muchas veces a guardar los recuerdos, pero ya sin sufrir, aunque tampoco olvidando. Muy buen tema para explorarse a si misma-mo. Motivadora obra. Felicitaciones. Abrazos fuertes.

Myriam Mena Geringer, estimada y distinguida escritora, soy afortunado con tu grata visita a mis letras.

La apreciación que haces del contenido del texto, refleja el poder analitico y de síntesis que posees.

Se enriquece la creacion con tu valioso comentario, que hace reflexionar sobre los momentos vividos,

en un pasado bueno o malo.

Con mi amistad te envío un fraternal abrazo en la distancia.

RSS

Ando revisando  cada texto  para corroborar las evaluaciones y observaciones del jurado, antes de colocar los diplomas.

Gracias por estar aquí compartiendo tu interesante obra.

Your image is loading...

Insignia

Cargando…